El microcrédito

By john | Sociedad

Mar 30

El microcrédito

El microcrédito

Ahmet Bubalku tiene una granja en el pueblo de Zabel i Ultë con nueve gallinas y una vaca. Gracias a la obtención de un microcrédito de Islamic Relief pudo levantar una pequeña empresa rural. En total recibió 3.400 euros que deberá amortizar en un par años. Con ese dinero compró semillas para plantar papas, tomates y cebollas. Ahmet reconoce que “sin este préstamo no sé cómo habría hecho para alimentar a mis tres hijos. El gobierno no hace nada para incentivar la agricultura.”
…………………..

El microcrédito ofrece una oportunidad única a muchos habitantes en los países en desarrollo de poner un negocio o crear una empresa. Estos préstamos de pequeña cuantía están dirigidos a aquellas personas que no cuentan con recursos, ni garantías y menos aún avales para acceder a un préstamo bancario.

Aún así, en ocasiones, se facilitan microcréditos, aunque a un interés alto. Razón más que suficiente para que las organizaciones de ayuda islámicas hayan introducido su propio concepto de microcrédito. Así ocurre en Kosovo, donde los más pobres pueden acceder a un crédito por medio de la organización Islamic Relief.

Ahmet Bubalku tiene una granja en el pueblo de Zabel i Ultë con nueve gallinas y una vaca. Gracias a la obtención de un microcrédito de Islamic Relief pudo levantar una pequeña empresa rural. En total recibió 3.400 euros que deberá amortizar en un par años. Con ese dinero compró semillas para plantar papas, tomates y cebollas. Ahmet reconoce que “sin este préstamo no sé cómo habría hecho para alimentar a mis tres hijos. El gobierno no hace nada para incentivar la agricultura.”

Ahmet es uno de los 1.375 habitantes que se ha beneficiado de la concesión de un microcrédito. Esta región es la más pobre de Kosovo. La guerra, que concluyó hace diez años, no dejó ni una sola casa en pie. Ante ese panorama desolador, Islamic Relief decidió financiar microcréditos pero no sólo para montar empresas sino también para reconstruir las viviendas. Se trata de pequeñas sumas de dinero que se invierten en la adquisición de ventanas y puertas nuevas. El microcrédito cuenta con una gran aceptación, comenta Islam Hasani de Islamic Relief, y eso que otras instituciones financieras, cercanas al lugar, otorgan préstamos más altos:

“La tasa de interés de ellos es sin embargo muy alta. La comisión de apertura es del 22 por ciento. Nosotros no cobramos interés por el préstamo. Sólo cobramos por cada crédito una pequeña suma de 60 euros por los gastos de administración, con prescindencia del monto de la transacción comercial. Concedemos créditos que van desde los 400 a 5.000 euros.”

el-microcredito

Microcrédito común vs. microcrédito islámico
Pero ésa no es la única diferencia entre un microcrédito común y un microcrédito islámico. En opinión de Hasani, la relación entre el financista y el microemprendedor es mucho más personal en el mundo islámico que en un banco común y corriente. Antes de que alguien sea tomado en consideración para acceder a un préstamo, es visitado por los consultores de Islamic Relief en su vivienda. ¿Qué es lo que necesita el peticionario? ¿Estará en condiciones de amortizar a tiempo? De esta forma, están completamente al tanto de la situación y podrán intervenir si surgen problemas con el reembolso, comenta Ahmet:

“Cuando mi hija se fracturó la pierna, tuve que destinar una parte del préstamo para pagar el hospital. Necesité unos meses más para devolver el dinero. Claro que si se hubiera tratado de un banco comercial ya me habrían embargado los bienes, pero sabía que las instituciones financieras islámicas comprenderían mi situación”.

Cien por ciento de amortización
La tasa de amortización es casi del 100 por ciento. De hecho, aunque a Ahmet le quede sólo un euro para llegar a fin de mes, se encarga de devolver hasta el último centavo de su préstamo. En el futuro espera lograr otro crédito para instalar un invernadero. Por cierto, Ahmet no es el único que cumple sus obligaciones, cuenta Hasani:

“La tasa de amortización acá es muy alta. La gente podrá ser pobre pero, ¡es muy honesta!”

About the Author