David Alfaro Siqueiros en Argentina

By john | Arte

Aug 28

Lastimosamente, las obras de arte no son dueñas de su propio destino. La suerte del Ejercicio Plástico, famoso mural pintado por el mexicano David Alfaro Siqueiros en Argentina, depende de una rápida acción de salvataje que impida su deterioro, y de la velocidad con la que el Congreso argentino apruebe una ley para que la obra pase a ser propiedad del Estado.

mural-siq1.jpg

La obra fue pintada en 1933 en el techo, las paredes y el piso del sótano de una mansión en la periferia norte bonaerense. Alejándose de los temas que le ocupaban en su tiempo, como la lucha de los desposeídos y la injusticia social en el mundo, Siqueiros había dedicado el mural a su mujer, la poetisa uruguaya Blanca Luz Brum. La obra está considerada como una de las más significativas de la historia del arte latinoamericano de todos los tiempos, y marca el comienzo del muralismo argentino. Siqueiros clamaba que era necesario sacar el arte “de las sacristías de la aristocracia,” refiriéndose al carácter elitista del mismo, para exponerlo en la calle, de modo que provocase y ayudase a la reflexión.

Curiosamente, el maestro mexicano termina pintando un mural en el sótano de la casa de un aristócrata con un contenido que nada tiene que ver con las ideas que él propagaba. Es sólo su mujer la que flota, nada y baila en las paredes, techo y suelo del recinto.

mural-siq2.jpg

La historia es fascinante y ridícula al mismo tiempo.
Cinco décadas más tarde, el mural estuvo a punto de ser destruido con la demolición de la casa, pero en 1989 la rescató un mecenas, lo que derivó en un complicadísimo proceso judicial que aún no se cierra. Desde entonces, el mural fragmentado se encuentra mal guardado en contenedores, en algún lugar de Buenos Aires.

Lorena Muñoz, directora argentina del documental ‘Los próximos pasados’, que narra la historia de la obra y denuncia el peligro que corre, advirtió que “como está, el mural quedará completamente destrozado en menos de cinco años”.

mural-siq3.jpg

Si bien, en el 2003, el Gobierno argentino lo había declarado Patrimonio Artístico Nacional, nadie se preocupó seriamente en conservar el mural. Recientemente, especialistas entrevistados para el documental de Muñoz coincidieron en que se debe actuar rápidamente porque el mural no tiene mucho tiempo más de conservación.

Fuente;Fernando Cabrera

About the Author