Lo más difícil es encontrar la felicidad

By john | consejos

Mar 21
Lo más difícil es encontrar la felicidad

Comencemos con la mala noticia: no existe una clave de la felicidad, pero hay muchas maneras para llegar a ser feliz. Leo Bormans, autor del libro ‘Felicidad. El Libro Mundial de la Felicidad’, es, en todo caso, un hombre feliz. En Flandes, su libro se agotó en cuatro días, y en Holanda está desde esta semana en venta en las librerías. La obra será traducid al inglés, francés y alemán……………………

La felicidad es un concepto universal, sólo se diferencia en la manera en que las personas le dan contenido. Lo más difícil es encontrar la felicidad.

En el día de hoy, la felicidad es una verdadera ciencia. Más de 3000 profesores en todo el mundo investigan el tema. ¿Hay claves para la felicidad?, y ¿por qué es tan importante ahora?

Comencemos con la mala noticia: no existe una clave de la felicidad, pero hay muchas maneras para llegar a ser feliz. Leo Bormans, autor del libro ‘Felicidad. El Libro Mundial de la Felicidad’, es, en todo caso, un hombre feliz. En Flandes, su libro se agotó en cuatro días, y en Holanda está desde esta semana en venta en las librerías. La obra será traducid al inglés, francés y alemán.

El libro es el resultado de la investigación de un centenar de profesionales que enfocan, en un máximo de mil palabras, el tema de la felicidad desde la perspectiva de su propia profesión. Es decir, los autores no han escriben historias etéreas o casos individuales de éxito, sino que se basan en la investigación.

Auto-determinación

Unos encuentran la felicidad en una relación, otros en una caminata por el bosque o una jugosa cuenta bancaria. La felicidad no es una mariposa que se viene a posar casualmente sobre tu hombro. La persona puede buscarla activamente, es el sorprendente mensaje. La remanida concepción de que una persona debe tener buen comportamiento y sufrir para alcanzar la felicidad se puede desechar. No hay nada de malo en buscar la felicidad, reza una concepción refrescante.

Al menos cuarenta por ciento de la sensación de felicidad y optimismo es determinado por nuestra propia visión sobre la vida y nuestras decisiones. La mitad está determinada genéticamente y el diez por ciento tiene causas circunstanciales. Según Bormans, “disfrutar de un rato al sol no es lo mismo que constatar que el sol brilla. Cuando alguien utiliza esa constatación para un fin, halla felicidad.”

Crisis económica

La felicidad está de moda. A juicio de Bormans, esta necesidad de ser feliz guarda relación con la crisis económica. “Creíamos que, si éramos más ricos, también seríamos más felices. Pero no es así.” No por nada, Francia y China – a imitación de otros países – introdujeron hace dos años el Índice de la Felicidad. Se trata de un barómetro para el país en el que lo importante no es el crecimiento económico sino el medio ambiente, las condiciones de vida y bienestar. Según Bormans, en definitiva no se trata de la felicidad individual sino de la del grupo, escuelas, empresas y países. Y en este sentido, Occidente puede aprender del Oriente, y a la inversa. Bormans espera que el libro conduzca finalmente a un Movimiento por la Felicidad.

Para aquellos de nosotros que sufren depresión: no tenemos obligación de ser felices. Bormans: “Todos tenemos el derecho de sentir dolor y pena. Cabe, eso sí, preguntarnos si estamos satisfechos con la vida que llevamos. Esa suerte de satisfacción que puede traer algo nuevo, practicando activamente el optimismo. Quizá sean palabras “fáciles”, pero ahora están reconocidas por la ciencia.”

About the Author