Gorriones que vuelan marcha atrás

By john | el mundo

Feb 05

Gorriones que vuelan marcha atrás

Gorriones que vuelan marcha atrás

Gorriones que vuelan marcha atrás, moscas abejorros en combate y gansos que vuelan cabeza abajo. Ese es el resultado de un particular proyecto científico que contó con la participación de numerosos voluntarios. Unas doscientas personas respondieron al llamado del Centro de Investigación de la Universidad de Wageningen, y salieron a la caza de imágenes con una cámara de alta velocidad……………………

Gorriones que vuelan marcha atrás, moscas abejorros en combate y gansos que vuelan cabeza abajo. Ese es el resultado de un particular proyecto científico que contó con la participación de numerosos voluntarios. Unas doscientas personas respondieron al llamado del Centro de Investigación de la Universidad de Wageningen, y salieron a la caza de imágenes con una cámara de alta velocidad.
El proyecto produjo una gran cantidad de películas que muestran los complicados movimientos de vuelo de abejorros y otros insectos. El iniciador es el zoólogo aerodinámico y experimental David Lentink, que consiguió llegar a nuevas ideas gracias a las imágenes.

Avispa
“Tenemos, por ejemplo, filmaciones de una avispa. Este insecto cuenta con dos pares de alas, al igual que otros insectos. Pero durante el aleteo, el calentamiento pre-vuelo, las alas se acoplan por lo que parece tener sólo un par de alas. Eso es algo que nunca había visto. Y, por lo que sabemos, también se trata de las primeras filmaciones en cámara lenta de gansos que vuelan cabeza abajo.”
Lentink está investigando el desarrollo evolutivo de las diferentes formas de vuelo de los animales. Pero también el sector de la aeronáutica puede utilizar los conocimientos. Lentink se diplomó como ingeniero en aerodinámica, pero más adelante se volcó a la zoología. Para su tesis doctoral investigó la manera en que las técnicas de vuelo y natación de los animales se pueden utilizar para el desarrollo de micro aviones.

Concurso
El proyecto de filmación se hizo posible gracias a un concurso que premiaba a los científicos que mejor supieran difundir su investigación entre el gran público. Con los 200.000 euros recibidos por Lentink y su equipo pudieron comprar 31 cámaras de alta velocidad, de las que sólo una de ellas ya costaba 140.000 euros. En total se capacitaron 460 personas en el manejo de las cámaras. El proyecto continúa aún por dos años. Las imágenes se pueden ver en www.vliegkunstenaars.nl

 

About the Author