Fui yo quien abatió a Saint-Exupéry, "El Principito"

By john | curiosidades

Mar 18

Son noticias que se ignoran por la velocidad propia de nuestro tiempo, pero la revelación ahora conocida por un piloto alemán de la Segunda Guerra Mundial sepulta la incógnita del qué sucedió con el autor de El Principito.

 

petit_20prince.jpg

El alemán Horst Rippert, de 88 años, ha reconocido ser el autor de los disparos que derribaron el avión que pilotaba el literato francés Antoine de Saint-Exupéry en 1944 y cuyo cadáver nunca ha sido encontrado. El hombre lo ha declarado al diario “La Provence” y su testimonio es el resultado de una larguísima investigación llevada a cabo por dos franceses, un submarinista y un experto en búsqueda de aviones perdidos durante la guerra.
Saint-Exupéry despegó el 31 de julio de 1944 de su base en la isla de Córcega para una misión de reconocimiento a bordo de un avión “Lightning P38”, pero nunca regresó.

En 1998 un pescador halló entre sus redes una pulsera que perteneció al autor de “El Principito” y seis años más tarde fueron encontrados restos del avión frente a las costas de Marsella pero no fue aclarado el caso.

“Yo fui”
“Pueden dejar de buscar. Fui yo quien abatió a Saint-Exupéry”, dijo Rippert cuando fue localizado por los investigadores franceses, según el diario. El piloto alemán llevaba dos semanas de servicio en la costa sur de Francia cuando en la mañana del 31 de julio de 1944 divisó un “Lightning 38” y se dirigió hacia el aparato.

Según el relato que ha hecho, Ripper siguió al avión francés y le alcanzó con varios impactos, tras lo cual vio que caía sobre las aguas, pero no se percató de qué había ocurrido con el piloto.

“Fue después cuando supe que era Saint-Exupéry. Yo esperaba que no fuera él, porque en nuestra juventud todos habíamos leído sus libros y los adorábamos”, ha explicado el hoy octogenario Rippert, que tras la Segunda Guerra Mundial fue periodista en la cadena de televisión ZDF.

El Principito
“El Principito” es uno de los libros más vendidos en el mundo y ha sido traducido a más de un centenar de idiomas. Antoine Marie Roger de Saint Exupery nació el 29 de junio de 1900 en Lyon. Huérfano desde que tenía dos años pasó, junto a sus cuatro hermanos, buena parte de su infancia en el castillo de sus abuelos maternos. Fue educado en escuelas Jesuitas y más tarde, estudió en la Universidad de Friburgo, Suiza.

Obsesionado con la aviación desde muy temprana edad, cumplió el servicio militar en las Fuerzas Aéreas francesas en 1921. Presionado por la que entonces era su prometida, dejó la aviación dedicándose a otros oficios menos peligrosos, entre ellos periodista, y descubre una nueva pasión: la escritura.

Incapaz de mantenerse lejos de los aviones en 1926 se hizo piloto comercial, volando nuevas rutas comerciales en Europa, África y Sudamérica. En 1928 escribe su primera novela “Correo del Sur”. En 1931 conoce en Buenos Aires a Consuelo Suncín a quien le propone enseñarle la ciudad desde el aire y, en pleno vuelo, le asegura que si no se casa con él, estrellará el avión. Ella acepta y se inicia un tormentoso matrimonio, marcado por las infidelidades de ambos. Ese mismo año publicó su segunda novela “Vuelo Nocturno”, que ganó el premio de la Academia Francesa: Grand Prinx.

Intentando batir un récord en el trayecto Nueva York-Tierra del Fuego, sufre un accidente y aprovechando la convalecencia en Nueva York, escribe su tercer libro “Tierra de hombres”, en la que se entrecruzan sus recuerdos del norte de África y de Sudamérica como aviador.

al_st_exupery07_le_petit_prince_1_.jpg

El exilio
También tienen un enorme peso las reflexiones y los recuerdos en su siguiente libro “Piloto de guerra”, escrito durante la Segunda Guerra Mundial, en la que participa como piloto de las Unidades de Reconocimiento de las tropas aliadas.

Tras la invasión de Francia y la rendición del ejército galo, el escritor se exilia en Nueva York. Su casa se convierte en punto de encuentro de los intelectuales franceses expatriados y de algunos españoles como Dalí o Joan Miró. De este período norteamericano data “El Principito”.

Trata de volver a incorporarse al ejercito, pero le es denegado el permiso como consecuencia de su estado de su salud, debido a la cantidad de accidentes que había tenido y a su avanzada edad para volar 43 años. Se siente desmoralizado y escribe sus dos célebres epístolas “Carta a un rehén” y “Carta al general X”. También escribió su última novela “Ciudadela”, que vio la luz una vez fallecido.

Después de conseguir ser readmitido en el ejército en año 1943 se incorpora a las tropas de la Francia Libre. El 31 de julio de 1944 el comandante Saint-Exupéry, antes de despegar desde Corcega en una misión de reconocimiento, dejó escrito en su mesa de trabajo: “Si me derriban no extrañaré nada. El hormiguero del futuro me asusta y odio su virtud robótica. Yo nací para jardinero. Me despido, Antoine de Saint-Exupéry”.

Fuente: Pablo Gámez-Agencias

    [ad#ad-2]

About the Author