Geert Wilders

By john | el mundo

Mar 31

Los embajadores de 26 países islámicos quieren que Holanda investigue la posibilidad de prohibir la película de Geert Wilders. Además, han preguntado al ministro holandés de RR.EE., Máxime Verhagen si es posible emprender

fitna1

pasos judiciales contra la película anti Islam.

En la reunión en el Ministerio de La Haya estaban presentes entre otros, los embajadores de Egipto, Indonesia, Irán, Jordania, Arabia Saudita y Turquía.

Relaciones Exteriores

El ministro Verhagen mostró su satisfacción ante los 26 embajadores por las reacciones, hasta ahora moderadas del mundo islámico. Dijo que el Ministerio Público investiga la posible existencia de hechos punibles y aseguró que el gobierno holandés toma distancia explícita de la película.

Verhagen, pidió además a los embajadores que se encargaran de la seguridad de los ciudadanos e instancias holandeses en el extranjero. “Mantengamos fría la cabeza y cálidas las relaciones”, añadió Verhagen. “Conocemos las preocupaciones y sentimientos de la comunidad islámica internacional sobre esta película, pero los sentimientos heridos no deben ser nunca excusa para la agresión y amenaza.”

Reacciones

En Indonesia, varias decenas de manifestantes han protestado ante la embajada holandesa contra la película de Geert Wilders. Portaban pancartas con textos como “Holanda al infierno” y “Muerte a Geert Wilders”. Los manifestantes arrojaron huevos y botellas de agua al edificio y lanzaron consignas contra Holanda. Uno de los manifestantes exhortó a todos los musulmanes del mundo a matar a Wilders, a quien califica de “terrorista cristiano”.
Los agentes de policía usaron cañones de agua para mantener a distancia a los manifestantes, todos ellos miembros de Frente de los Defensores del Islam, una organización cuyo dirigente fue condenado en el 2003 a siete años de cárcel por violencia.

En la ciudad de Magelang, centenares de personas salieron el domingo a las calles para protestar contra la película Fitna.
En el resto de Indonesia no se produjeron incidentes.

Durante una reunión de la Liga Árabe celebrada el domingo en Damasco, los dirigentes árabes exp

resaron su preocupación sobre la creciente islamofobia en el mundo. En la declaración final, se expresó la inquietud de que el Islam también es atacado en países que tienen fama por su tolerancia frente a otras religiones y culturas.

En Jordania, un grupo de parlamentarios ha solicitado al gobierno que rompa las relaciones con Holanda a raíz de la película de Wilders. “Esta película ofende al profeta y hiere los sentimientos de todos los musulmanes en el mundo, dijo el parlamentario jordano, Ali Dalain.

Según el profesor holandés Heertje, ex catedrático de Economía, un boicot económico a Holan

da tendría poco efecto. “Ello significaría un descenso del 1,7% de nuestras exportaciones si el boicot fuera completo. Probablemente, el efecto sería mucho menor e incluso nulo.”

Ante la embajada holandesa en Pakistán ha habido calma, pero se han agudizado las medidas de seguridad ante el temor de que se produzcan manifestaciones. Al personal de la embajada se les ha aconsejado limitar en lo posible los viajes.

El embajador holandés en Irán, Radinck van Vollenhoven ha sido llamado para dar explicaciones sobre la película Fitna. Se le pidió que protestara abiertamente contra la película. Van Vollenhoven ha presentado sus excusas por la película y ha comunicado que el gobierno holandés la ha condenado.

También se han oído críticas sobre Fitna fuera de los países islámicos. El ministro australiano de Exteriores, Stepehn Smith, calificó la película de “extremadamente ofensiva… es un intento consciente de sembrar discordia entre comunidades religiosas”. El secretario general de las Naciones Unidas, Ban ki-moon, también calificó la película de “ofensiva y anti-islámica”.

El Primer Ministro holandés Jan Peter Balkenende, ha advertido que, posiblemente, se sucederán las críticas contra la película. “A veces, puede tardar meses antes de que se sientan todas las reacciones.”

About the Author